Generando apropiación nacional e inversiones a través de la Alianza Mundial para la Educación

  • 10 junio 2018
  • 2 minutos de lectura
Foto: Chantal Rigaud/GPE

La Alianza Mundial para la Educación (GPE) es una plataforma que reúne a distintas partes para, mediante la planificación sectorial, el diálogo político y la financiación, fomentar que los países inviertan en el cuidado y la educación de la primera infancia y asuman responsabilidades en este campo. Desde 2003 ha otorgado subvenciones por un valor total de 4700 millones de dólares en favor de la educación básica en 65 países en desarrollo. Esta cantidad incluye más de 180 millones de dólares para apoyar servicios para la primera infancia a través de subvenciones destinadas a ejecución: según un análisis inicial de 21 subvenciones activas, la mayoría se destinan a mejorar la calidad de los docentes, construir aulas o facilitar material didáctico y fortalecer los sistemas.

El plan estratégico de la GPE para 2016–2020 abarca también la primera infancia. Dos de los indicadores que se supervisan anualmente guardan relación con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4.2: la cantidad de niños menores de 5 años cuyo desarrollo se encuentra bien encauzado en cuanto a la salud, el aprendizaje y el bienestar psicosocial; y el aumento de la matriculación preescolar (GPE, 2016: 11–12). Aunque los datos disponibles solo se refiere plurianual para la primera infancia, y unos dos tercios incluyen proyecciones de costes específicos, pero solo seis analizan la financiación externa pasada y potencial y solo dos tienen identificadas lagunas en la financiación.

Según una encuesta realizada recientemente a 40 países aliados con la GPE, solo la mitad cree firmemente que sus líderes están convencidos de que las inversiones en la primera infancia deben ser una prioridad en el presupuesto destinado a educación y se comprometen a que así sea. Según los dos principales países, el problema está en la financiación y la coordinación entre los distintos ministerios y aliados. La misma encuesta revela un gran interés por aprender de los modelos que usan otros países para la prestación de servicios destinados a la primera infancia (programas domiciliarios, de educación parental y de preparación acelerada para la escuela), así como una fuerte demanda de mejora de la planificación y el análisis de datos.

En 2018 la GPE lanzará dos iniciativas. La primera, la Mejora del Aprendizaje Temprano y el Desarrollo a Mayor Escala (BELDS), con su mecanismo de financiación, apoyará proyectos piloto de capacitación que usen los sistemas, instrumentos y modelos que ya han demostrado su eficacia y los integren en ciclos de ejecución de políticas y planificación nacional. La información que aporten estos proyectos piloto servirá para crear un kit de herramientas del que podrán aprender otros países. En segundo lugar, la GPE lanzará el Intercambio de Conocimiento e Innovación, que generará datos útiles para las prácticas y la promoción de políticas. Ambas iniciativas generarán conocimientos globales y buenas prácticas a la hora de ampliar el alcance de los servicios para la primera infancia de calidad dentro de los sistemas educativos nacionales, sobre todo en los países en desarrollo.

Las referencias bibliográficas aparencen en la versión PDF del artículo.

Christin McConnell
Temas Educación Financiación Políticas

Inscríbase para estar al tanto de próximas ediciones

    Por favor, rellene la siguiente información. Campos obligatorios (*)

    ¿Qué edición de la revista le gustaría recibir?*

    Señale sus áreas de interés:

    Lea sobre el uso que hacemos de sus datos privacy statement.

    Cuéntenos sobre usted

    Esta información ser recaba con la única finalidad de realizar análisis. No será utilizada para envíos de correos electrónicos al menos que usted lo requiera expresamente.

      Lea sobre el uso que hacemos de sus datos privacy statement.

      Disfruta leyendo

      Muchas gracias por descargar Espacio para la Infancia

      Descargar