Difusión del cuidado cariñoso y sensible mediante un enfoque multisectorial ascendente en Kirguistán

  • 18 junio 2019
  • 7 minutos de lectura

Lectura rápida

  • No es fácil para los programas nacionales abarcar los aspectos del cuidado carñoso y sensibe a gran escala.
  • Las estrategias de la AKF en Kirguistán se definen a través del conocimiento de la cultura local.
  • Entre las acciones se haya una aplicación móvil y de centros infantiles en yurtas para las familias nómadas.
Foto: Cortesía de Jean-Luc Ray/Red de Desarrollo Aga Khan

El Marco para el Cuidado Cariñoso y Sensible subraya la importancia de adoptar un enfoque multisectorial para garantizar el desarrollo óptimo de los niños pequeños. Aunque este desarrollo depende de varios factores esenciales (el aprendizaje temprano, la salud, la nutrición, la atención receptiva, y la protección y seguridad), muchas veces se pone el foco solo en u no de ellos. Y resulta aún más difícil ampliar la escala de todos estos elementos. En Kirguistán, la Fundación Aga Khan (AKF) decidió difundir el cuidado cariños o y sensible mediante un enfoque multisectorial y ascendente.

La Fundación Aga Khan forma parte de la Red de Desarrollo Aga Khan (AKDN), que trabaja en más de 30 países de todo el mundo. El presupuesto anual de la AKDN destinado a actividades de desarrollo sin ánimo de lucro es de aproximadamente 950 millones de dólares. Su filial para el desarrollo económico, el Fondo Aga Khan para el Desarrollo Económico (AKFED), genera unos ingresos anuales de 4300 millones de dólares, pero todo el superávit se invierte en otras actividades de desarrollo en zonas vulnerables, remotas o postbélicas.

La Fundación Aga Khan está en Kirguistán desde 2002. Trabaja por mejorar la calidad de vida de los habitantes del país y se guía por los mensajes de su alteza Aga Khan, el fundador y presidente de la AKF, que sostiene que:

el desarrollo solo es sostenible si los beneficiarios poco a poc o adquieren el control del proceso. Esto significa que las iniciativas no se pueden ver únicamente en términos económicos, sino que se deben plantear como un programa integrado que abarque también las dimensiones cultural y social. La educación y la enseñanza de competencias, la salud y los servicios públicos… son algunos de los aspectos que hay que tener en cuenta.

(AKDN, online)

Este planteamiento exige que se adopte desde el principio un enfoque multisectorial y ascendente. Hay que incluir de forma activa a las comunidades y a los gobiernos locales para que den forma a una alta calidad de vida que disfrutarán ellos mismos. La contribución de la AKF en Kirguistán se basa en estos valores esenciales y, en consecuencia, los departamentos locales de educación y salud controlan sus propios servicios destinados a la primera infancia y se ocupan ellos mismos de ampliar su escala. Hoy estos líderes locales influyen en la política del país con el objetivo de alcanzar una escala nacional.

Cuando se puso en marcha una estrategia multisectorial de cuidado cariñoso y sensible en Kirguistán, se empezó a trabajar con las comunidades para conocer su cultura y se averiguó dónde se encontraban las familias con niños pequeños. Al descubrir dónde pasaba el tiempo la gente (en centros de salud y otros lugares comunitarios, en casa o en el campo, en escuelas, etc.), la AKF se hizo una idea más clara de cuáles eran los puntos de entrada naturales que permitirían interactuar con las comunidades y movilizarlas, para a partir de ahí influir en los gobiernos locales con un enfoque multisectorial del desarrollo de la primera infancia. Hoy esta estrategia utiliza cuatro puntos de entrada programáticos para llegar a las familias y los niños, sobre todo los más marginados.

Área de intervención 1: el personal sanitario de la comunidad

Los trabajadores sanitarios de la comunidad, llamados “personal médico primario”, son la columna vertebral del sistema de salud en las zonas rurales de Kirguistán y constituyen la plataforma esencial para llegar a los niños durante sus primeros mil días de vida. En colaboración con Johnson & Johnson Corporate Citizenship Trust y el Ministerio de Sanidad, la AKF movilizó a l personal sanitario para apoyar de tres formas el cuidado cariñoso y sensible destinado a las embarazadas, recién nacidos, niños pequeños y familias.

En primer lugar, para mejorar los cuidados antes y después del parto, la AKF creó 24 escuelas de preparación al nacimiento (llamadas “escuelas para padres”) en zonas aisladas de los oblasts de Naryn y Osh. Las escuelas sirven para concienciar a las embarazadas y las madres de niños pequeños sobre la importancia de la lactancia materna, la nutrición y la prevención de la anemia, así como para informar de los signos de peligro durante el embarazo y la importancia de la implicación de los hombres y del desarrollo infantil. La AKF integró una versión adaptada del paquete de Atención al Desarrollo del Niño en estas escuelas para padres.

En segundo lugar, el Ministerio de Salud exige que los trabajadores sanitarios de la comunidad realicen 17 visitas domiciliarias durante el primer año de vida del niño, una vez al trimestre cuando tiene entre 1 y 2 años, y dos veces al año entre los 2 y los 3 años de edad. En estas visitas, el personal sanitario utiliza una versión adaptada del paquete Atención al Desarrollo del Niño.

Por último, cada niño que nace en Kirguistán recibe una tarjeta sanitaria con su registro de vacunas y sus medidas (altura, peso, perímetro craneal, etc.). Ahora la AKF está colaborando con el departamento de sanidad para integrar en estas tarjetas una serie de mensajes críticos extraídos del paquete de Atención al Desarrollo del Niño sobre atención receptiva, estimulación, salud y nutrición.

Área de intervención 2: aprendizaje temprano en la comunidad mediante centros de educación infantil en yurtas

Numerosas comunidades rurales de Kirguistán son nómadas y, durante unos tres meses al año, llevan el ganado a pastar a unos terrenos altos llamados jailoo, donde los niños pequeños no tienen acceso a la enseñanza. Para abordar este problema, la AKF creó un sistema de aprendizaje temprano móvil, denominado Kindergarten Jailoo ubicados en yurtas, unas casas hechas con palos de madera cubiertos de fieltro que resultan fáciles de transportar cuando los nómadas se desplazan de un pasto a otro. Las familias suelen dormir en yurtas y también las utilizan para guardar en ellas todo lo necesario para vivir.

Hoy estos centros creados en yurtas, que han tenido un éxito arrollador, forman parte de un sistema de escuelas centrales y satélite conectadas . Según los primeros estudios realizados, los niños que han asistido a estos centros obtienen mejores resultados que los demás en la escuela primaria, tanto en competencia lectora como en matemáticas. El hecho de ofrecer actividades de aprendizaje en centros móviles donde viven las familias durante parte del año ha supuesto un aumento considerable del acceso a la educación infantil. El modelo ha sido replicado y ahora lo están difundiendo por todo el país la fundación internacional, la Roza Otunbayeva Initiative (cuyo fundador y líder es Roza Otunbayeva, ex presidente de Kirguistán) y las propias comunidades.

Área de intervención 3: centros de recursos para padres en espacios comunitarios

Los centros de recursos para padres, ubicados en bibliotecas escolares y comunitarias de pueblos y ciudades, son lugares a los que pueden acudir las familias para reunirse, conseguir y compartir información y competencias, y utilizar recursos como libros para niños, folletos sobre salud y desarrollo infantil, juguetes útiles para estimular el desarrollo de sus hijos, etc.

Muchas comunidades cuentan con bibliotecas, pero durante años escaseaban los libros infantiles en kirguís, así que la AKF decidió recopilar cuentos del lugar y crear libros en la lengua local, al tiempo que aprovechaba la oportunidad para acudir a los lugares que frecuentaban los padres y fomentar la atención responsiva, la alfabetización y unas interacciones más sólidas entre padres e hijos. Además, la AKF gestiona el programa de lectura para niños, que ayuda a los padres a utilizar los libros de forma más activa para leer cuentos a sus hijos, interactuar con ellos y estimular conversaciones más profundas sobre las imágenes y los textos.

Área de intervención 4: uso de la tecnología para difundir mensajes sobre desarrollo de la primera infancia

La Fundación Aga Khan ha colaborado con la empresa Colibri Studio para extraer los mensajes esenciales de los paquetes de formación de Atención al Desarrollo del Niño y Ciencia del Desarrollo de la Primera Infancia e integrarlos en una aplicación móvil llamada BalAppan, que se puede descargar gratis en Google Play y tiene tres componentes:

  1. Recomendaciones para padres sobre el desarrollo infantil mediante el juego y la comunicación desde el nacimiento hasta los dos años de edad y más adelante. Una vez han leído los consejos, los padres tienen que superar un test sobre cada franja de edad (desde el nacimiento hasta que cumplen una semana, desde 1 semana hasta 6 meses, 6-9 meses, 9-12 meses, 12-24 meses y a partir de los 24 meses).
  2. 12 vídeos breves sobre temas como la seguridad ambiental, el desarrollo infantil durante las tareas domésticas, la función del juego, la importancia de los juguetes hechos a mano, la comunicación con el bebé, el papel de los padres, la comunicación desde el nacimiento, el papel del padre, el apoyo de los hermanos, la importancia de la lectura y el papel de los abuelos.
  3. Una animación con instrucciones para elaborar juguetes a partir de materiales disponibles en casa.

Conclusión

Cuando se trata de ampliar la escala de intervenciones destinadas a la primera infancia, se suele pensar desde la perspectiva de un programa o política nacional que baja hasta el nivel local. En cambio, la Fundación Aga Khan adoptó un enfoque diferente, de abajo a arriba, pues empezó en el nivel local, escuchando a las comunidades y los gobiernos de ciertas zonas y acudiendo a los lugares que frecuentaban los niños pequeños y sus familias. El hecho de diseñar las intervenciones en colaboración con los gobiernos locales al final sirvió para conseguir su apoyo y compromiso político, aunque se necesitó tiempo. Al haber implicado a las comunidades desde el principio y durante todo el proceso, ahora estas tienen el control de los programas y defienden la incorporación del cuidado cariñoso y sensible en las políticas nacionales que van a ampliar su escala.

Las referencias bibliográficas aparencen en la versión PDF del artículo.

How would you rate this post?

1 / 5. 1

Sweta Shah Responsable global de desarrollo de la primera infancia, Fundación Aga Khan, Washington D. C., EE. UU.
Burulai Aitikulova Responsable de educación y desarrollo de la primera infancia, Fundación Aga Khan, Bishkek, Kirguistán
Temas Políticas Servicios integrales

Inscríbase para estar al tanto de próximas ediciones

Por favor, rellene la siguiente información. Campos obligatorios (*)

¿Qué edición de la revista le gustaría recibir?*

Señale sus áreas de interés:

Lea sobre el uso que hacemos de sus datos privacy statement.

Cuéntenos sobre usted

Esta información ser recaba con la única finalidad de realizar análisis. No será utilizada para envíos de correos electrónicos al menos que usted lo requiera expresamente.

Lea sobre el uso que hacemos de sus datos privacy statement.

Disfruta leyendo

Muchas gracias por descargar Espacio para la Infancia

Descargar