Ampliación de la enseñanza preescolar multilingüe con foco en la lengua materna en Odisha

  • 5 noviembre 2020
  • 8 minutos de lectura

Lectura rápida

  • Odisha ha ampliado el aprendizaje temprano en lengua materna para ofrecérselo a 180 000 niños.
  • Se ha formado a miles de trabajadores de primera línea, supervisores y funcionarios.
  • El aprendizaje temprano en su lengua materna fomenta un buen rendimiento escolar de los niños.
Ensuring regular hand washing as part of anganwadi teacher training and field monitoring Ensuring regular hand washing as part of anganwadi teacher training and field monitoring. Credits:

Phulamani Jani siempre se preguntó si hacía bien en enseñar a los niños pequeños en kuvi, el idioma de la tribu kondh, en lugar de en odia, la lengua oficial del estado indio de Odisha. Trabaja en el anganwadi (centro de cuidado infantil) de Putsil, un pueblecito de 78 hogares situado en el distrito de Koraput, a más de 12 horas por carretera de la capital del estado, Bhubaneshwar. Los anganwadis se gestionan mediante el programa de Servicios Integrales para el Desarrollo Infantil del gobierno indio y son responsables de la enseñanza para niños de entre 3 y 6 años.

Phulamani había observado que los niños eran más participativos y aprendían mejor si se dirigía a ellos en kuvi, el idioma que hablan en casa con sus familias. Sin embargo, ciertos miembros de la comunidad pensaban que sería mejor dar las clases en odia, la lengua en la que se imparte la enseñanza primaria.

Entre 2016 y 2020, el estado de Odisha implementó un programa de cuatro años para ampliar la escala de la crianza y educación de la primera infancia en lengua materna. Nació así el programa MTELP+ (Mother Tongue-based Early Learning and Parents+), fruto de la colaboración entre el Departamento de la Mujer y el Desarrollo Infantil del gobierno de Odisha, la Misión Shakti y la Fundación Bernard van Leer, que creó una Unidad de Gestión del Programa para prestar asistencia técnica.

El objetivo era reforzar las competencias y capacidades de los trabajadores de 7202 anganwadis (así como de los supervisores, gestores y responsables de las políticas) para ofrecer programas de crianza y aprendizaje temprano de calidad en lengua materna a 180 000 niños de 12 de los 30 distritos tribales del estado. Phulamani estaba entre las participantes de una de las primeras sesiones de formación impartidas en el programa, durante el verano de 2017. “Ahí fue donde comprendí los conceptos científicos, los motivos y la eficacia de usar la lengua materna en la enseñanza preescolar”, explica.

Diversidad lingüística

En Odisha viven 8 millones de personas de comunidades tribales, de los cuales 1,4 millones tienen menos de 6 años. Cada tribu habla su propio idioma, cuenta con un amplio legado de tradiciones y sigue un estilo de vida particular. En consecuencia, el estado presenta una gran diversidad lingüística, con 72 lenguas diferentes. El índice de alfabetización de las comunidades tribales es del 37%, mientras que en el estado en su totalidad asciende al 63% (datos de la Política de Enseñanza Multilingüe y Directrices de Implementación para Odisha, gobierno de Odisha, 2014).

El bajo rendimiento escolar de los niños de comunidades tribales guarda relación con las dificultades lingüísticas que afrontan cuando empiezan la enseñanza preescolar o primaria y se encuentran con profesores que hablan odia, el idioma oficial del estado. Los niños no entienden gran parte de lo que dice el docente porque crecieron hablando la lengua materna con familiares y amigos.

Según los estudios realizados, los niños tardan casi tres años en seguir las clases correctamente y comprender los libros de texto, y los padres no suelen perseverar para que sus hijos continúen con la enseñanza reglada, lo que hace que aumente el riesgo de abandono escolar temprano.

La enseñanza bilingüe impartida en la lengua materna permite a los niños aprender en el idioma que mejor conocen, lo que fomenta la comprensión y la participación en las clases, para ir transfiriendo más tarde conocimientos de su primera lengua a la segunda. Se ha demostrado que, con este tipo de programas, es más probable que los niños logren un buen rendimiento escolar (Kosonen, 2005) y un mayor grado de alfabetización en otros idiomas (National Council on Educational Research and Training, 2011), mientras que los padres tienden a hablar más con los profesores y participar en el aprendizaje de sus hijos (Benson, 2002).

“El bajo rendimiento escolar de los niños de comunidades tribales guarda relación con las dificultades lingüísticas que afrontan cuando empiezan la enseñanza preescolar o primaria.”

El gobierno indio reconoce explícitamente las ventajas de la enseñanza en lengua materna (por ejemplo, en el marco nacional de programas de enseñanza de 2005 y la Ley de derecho a la educación de 2009). Tras una serie de consultas con el gobierno nacional en 2005, el gobierno de Odisha adoptó la enseñanza multilingüe en 2006 y constituyó un comité consultivo tribal del estado que introdujo en más de 500 escuelas públicas la enseñanza en diez de las lenguas tribales más habladas en Odisha.

En 2011, la autoridad responsable de la educación primaria de Odisha atribuyó el bajo rendimiento escolar de los niños de las tribus a las dificultades lingüísticas que encontraban en la enseñanza preescolar, en particular en los anganwadis.

Teniendo en cuenta estas experiencias y otros programas piloto para la primera infancia, el gobierno y la Fundación unieron sus fuerzas para ampliar la escala del aprendizaje en lengua materna mediante el programa MTELP+.

Implementación a gran escala

Para implementar el proyecto a gran escala, había que afrontar diversos retos. El primero era decidir qué idiomas priorizar entre los 72 que hablaban las distintas tribus del estado. Después, había que encontrar personas con los conocimientos lingüísticos y culturales necesarios para desarrollar programas de aprendizaje temprano en los diez idiomas elegidos, con contenidos propios de las comunidades en cuestión (cuentos, canciones y prácticas culturales), que permitieran crear materiales didácticos adecuados.

Asimismo, había que buscar personal con las competencias adecuadas para la unidad de 16 miembros encargada de implementar el programa. El diseño de éste tenía que superar obstáculos lingüísticos y geográficos, pues numerosas comunidades tribales viven en zonas a las que no es fácil llegar. Gran parte del personal de los anganwadis carecía del entrenamiento intensivo necesario sobre educación y cuidado de la primera infancia, así que no bastaba con abordar los aspectos relacionados con la lengua materna.

Además de formar a 7202 trabajadores de primera línea, había que reforzar las capacidades de supervisión y mentoría a todos los niveles. Durante los cuatro años del programa MTELP+, también se formó en crianza y aprendizaje temprano en la lengua materna a 1200 supervisores de los 12 distritos de intervención. Se proporcionó formación especializada a los responsables de desarrollo infantil de los 30 distritos, así como a más de 200 formadores de nivel estatal y de distrito y funcionarios de los Servicios Integrales para el Desarrollo Infantil, con el objetivo de institucionalizar las competencias de formación dentro de los sistemas gubernamentales ya existentes.

En estrecha colaboración con personal del gobierno y expertos en primera infancia, se consultó a los padres y otros miembros de las comunidades de los distritos tribales remotos. Se organizaron talleres para recabar información que tener en cuenta a la hora de crear los módulos de formación, material didáctico económico específico según el contexto y la cultura, y los mensajes adecuados para las comunidades tribales.

“La enseñanza bilingüe impartida en la lengua materna permite a los niños aprender en el idioma que mejor conocen, lo que fomenta la comprensión y la participación en las clases, para ir transfiriendo más tarde conocimientos de su primera lengua a la segunda.”

El programa MTELP+ se ha reforzado con datos tanto cualitativos como cuantitativos. A la hora de diseñarlo se han tenido en cuenta los resultados de una encuesta previa que realizó el Centro para la Educación y el Desarrollo en la Primera Infancia (CECED) de la Universidad de Ambedkar en 7202 anganwadis. Gracias a la coordinación diaria con los funcionarios de los distritos de la intervención, la mentoría se adaptó a los requisitos de cada lugar.
Los coordinadores de la unidad del programa trasladaban lo observado en los distritos remotos a los altos funcionarios del Departamento de la Mujer y el Desarrollo Infantil de Bhubaneshwar, con quienes se reunían periódicamente. De este modo, se detectaban oportunidades, retos, cuellos de botella y medidas que podían resultar útiles.

Los líderes de todos los niveles de gobierno se implicaron en la implementación del MTELP+. Los funcionarios y representantes visitaron sesiones de formación de Bhubaneshwar y de los distritos, y se desplazaron a anganwadis lejanos para ver el programa en marcha. Gracias a las visitas periódicas de los supervisores y responsables del proyecto de desarrollo infantil del gobierno y de los coordinadores de distrito de la unidad del programa, así como a la supervisión y mentoría mensuales, el personal de primera línea se sentía apoyado y realizaba sus tareas con más eficacia.

Resultados y próximos pasos

Según un estudio final realizado por el Centro de Investigación y Desarrollo de la Primera Infancia en la Universidad Jamia Millia Islamia de Nueva Delhi, se han logrado mejoras considerables en diversos ámbitos. Por ejemplo:

  • Después de la formación, casi cuatro quintos de los trabajadores de los anganwadis comentaron que conseguían atraer la atención de los niños con canciones y cuentos de su cultura.
  • En más de la mitad de los anganwadis había “rincones de actividades” con material didáctico que los niños podían utilizar cuando quisieran, mientras que antes del programa esto solo existía en uno de cada diez centros.
  • Casi un tercio de los trabajadores de los anganwadis utilizaba en clase materiales del contexto sociocultural local, mientras que antes de la formación ni siquiera uno de cada diez lo hacía.

Los evaluadores observaron un aumento de la asistencia, mejoras en los entornos de aprendizaje, una mayor participación de los niños y la comunidad, un mejor dominio lingüístico y una transición más fluida a la escuela primaria. Los supervisores y los propios trabajadores también comentaron estas mejoras. En clase se dedicaba más tiempo a la narración, las conversaciones guiadas o libres, los juegos adecuados para el contexto y las actividades previas a la lectura.

Ahora se están institucionalizando las mejores prácticas del MTELP+. Todo el material didáctico desarrollado en el ámbito del programa está disponible en el sitio web del departamento. En la formación gubernamental y los cursos profesionales para los supervisores y los trabajadores de los anganwadis, se abordan temas como la crianza, la ciencia sobre el cerebro y el aprendizaje en lengua materna. Actualmente en el departamento se está estudiando cómo seguir ampliando la escala del programa para cubrir los 72 587 anganwadis estatales y reforzar la formación gubernamental existente. El departamento está tratando de expandir los componentes del programa relativos a la crianza en todos los anganwadis, que podrían funcionar como plataformas eficaces para el involucramiento de las familias y las comunidades.

Para que las mejoras logradas con el programa se mantengan a largo plazo, harán falta cursos de perfeccionamiento y seguimiento. Asimismo, habrá que buscar formas de llegar a los niños de tribus cuya lengua materna no se encuentre entre las diez seleccionadas inicialmente o que vivan en zonas donde las comunidades tribales estén más dispersas. El gobierno de Odisha está planeando la expansión del programa para desarrollar contenidos en otros cinco idiomas, pues en muchos anganwadis hay niños con lenguas maternas diferentes.

Al regresar a Putsil, después del entrenamiento, Phulamani Jani se aseguró de que su anganwadi contase con los materiales didácticos necesarios, comprando algunos en el mercado y creando otros con recursos disponibles en la localidad. Ella misma empezó a componer canciones en lengua kuvi. En la comunidad alguien comentó: “Los niños que ha cuidado Phulamani ahora van mejor en la escuela. Tienen muy buenos resultados. Han superado nuestras mejores expectativas”.

Se pueden consultar referencias en la versión en PDF del artículo.

Anu Garg Secretario de dirección, Departamento de la Mujer y el Desarrollo Infantil y Misión Shakti, Gobierno de Odisha, Bhubaneshwar, India
Aravind Agarwal Director, Servicios Integrales para el Desarrollo Infantil y el Bienestar Social, Departamento de la Mujer y el Desarrollo Infantil y Misión Shakti, Gobierno de Odisha, Bhubaneshwar, India
R.R. Nayak
Priyadarsini Mohanty Responsable técnica, Educación y cuidado de la primera infancia; Gestora de la Unidad de Gestión del Programa MTELP+, Bhubaneshwar, India
Temas Aprendizaje Crianza Educación Estadísticas Investigación Monitoreo y evaluación Niños

Inscríbase para estar al tanto de próximas ediciones

    Por favor, rellene la siguiente información. Campos obligatorios (*)

    ¿Qué edición de la revista le gustaría recibir?*

    Señale sus áreas de interés:

    Lea sobre el uso que hacemos de sus datos privacy statement.

    Cuéntenos sobre usted

    Esta información ser recaba con la única finalidad de realizar análisis. No será utilizada para envíos de correos electrónicos al menos que usted lo requiera expresamente.

      Lea sobre el uso que hacemos de sus datos privacy statement.

      Disfruta leyendo

      Muchas gracias por descargar Espacio para la Infancia

      Descargar