Covid-19 como acelerador del cambio: iniciativas innovadoras con padres y madres de Israel

  • 5 noviembre 2020
  • 5 minutos de lectura

Lectura rápida

  • En los centros de los Tipat Halav, las enfermeras promueven la crianza positiva.
  • El programa de liderazgo en enfermería de Israel ha fomentado respuestas innovadoras a la Covid-19.
  • Los servicios online probados a escala local servirán para dar forma a planes de ampliación a nivel nacional.
Zoom meeting Tipat Halav nurses Credits: Kateryna/Adobe Stock (adjusted).

La pandemia de Covid-19 pareció llegar en el peor momento para el programa de liderazgo en enfermería de Israel. Estábamos terminando la primera fase de una colaboración plurianual con el Ministerio de Salud para reforzar la capacidad del servicio de Tipat Halav (centros sanitarios para la primera infancia) para responder a las necesidades de los progenitores y fomentar hábitos de crianza positiva. El objetivo era crear un grupo de pioneras que abogaran por la innovación y el cambio en el servicio.

La segunda fase del programa debería haber sido un “laboratorio de innovación” con el grupo de enfermeras, en el que habríamos usado métodos de pensamiento de diseño para idear formas innovadoras de promover hábitos de crianza positiva desde los centros de Tipat Halav. Cuando la pandemia obligó a cancelar las reuniones cara a cara, surgió un dilema. Por un lado, nos parecía crucial mantener la continuidad para no perder impulso. Por el otro, sentíamos que estas reuniones tenían que ser presenciales; nos costaba imaginar que pudiesen funcionar bien de forma virtual.

Asimismo, sabíamos que las participantes, enfermeras de la sanidad pública, estarían en el ojo del huracán de la Covid-19 y que les resultaría difícil concentrarse en el programa. Aunque la mayoría de los servicios comunitarios se interrumpieron durante el confinamiento, los centros de Tipat Halav siguieron abiertos. Pero se pidió a las enfermeras que limitasen los encuentros cara a cara a lo mínimo imprescindible para realizar los controles neonatales fundamentales y poner las vacunas oportunas, y que recurriesen a otras formas de comunicación y contacto con las familias cuando fuese necesario.

Ante esta situación, decidimos iniciar una serie de seminarios web para las enfermeras sobre temas relacionados con los excepcionales retos que estaban afrontando en su trabajo durante la pandemia. ¿Cómo comunicarse de forma eficaz con los padres y las madres en encuentros breves cuando además ellos están estresados y aislados? ¿Cómo gestionar el estrés y la incertidumbre? ¿Cómo cuidarse a sí mismas? ¿Cómo abordar las dificultades relativas a la gestión? En estas reuniones, combinamos la transmisión de conocimientos y competencias con momentos dedicados a la reflexión y al apoyo entre iguales.

La participación era voluntaria (bien durante el horario laboral o bien por las tardes) y tanto la tasa de participación como el nivel de involucramiento fueron altos.

Reuniones en Zoom para progenitores

Tras participar en estas reuniones online, una de las enfermeras pensó que se podría usar una plataforma similar con los grupos de madres que normalmente se encontraban en el centro. Organizó una serie de reuniones virtuales con madres jóvenes que tuvieron muy buena acogida, pues las participantes, al estar aisladas de sus familias y no tener acceso al apoyo de sus comunidades, necesitaban más que nunca conexión, orientación y apoyo.

“Al escuchar a las enfermeras hablar en nuestros seminarios sobre sus experiencias con los grupos de padres en Zoom, nos pareció que era el momento de promover algo que podría ser importante para el servicio más allá de la pandemia.”

En las siguientes semanas se sumaron a la iniciativa otras compañeras del distrito, así como enfermeras y gestoras de otras zonas. La ampliación de los grupos de padres online se inscribió en el marco de un movimiento más amplio de iniciativas en Internet (seminarios, reuniones y sesiones de terapia), que solían estar estructuradas y abarcaban una gran variedad de temas, como el vínculo progenitor–hijo, la lactancia, el fomento del desarrollo infantil mediante el juego, la introducción de alimentos sólidos e incluso la formación en primeros auxilios.

Al escuchar a las enfermeras hablar en nuestros seminarios sobre sus experiencias con los grupos de padres en Zoom, nos pareció que era el momento de promover algo que podría ser importante para el servicio más allá de la pandemia. Sugerimos ampliar la escala de la iniciativa local y la idea gustó tanto a las fundaciones que apoyaban el programa como a nuestros socios del Ministerio de Salud. Invitamos a todas las enfermeras del programa a unirse a la iniciativa y más de 20 aceptaron la propuesta. Les ofrecimos una breve formación sobre cómo liderar un grupo online, así como asistencia técnica constante, desarrollo de contenidos y supervisión.

Nos hemos encontrado algún escollo y hemos tenido que cambiar de planes más de una vez, pero hemos estado elaborando contenidos con las enfermeras y ahora éstas organizan reuniones virtuales periódicas con los padres. Si los resultados de este proyecto piloto siguen siendo positivos, tendremos más argumentos para defender la inversión pública en telesalud como servicio complementario de Tipat Halav.

Conclusiones sobre la gestión de los cambios

El Ministerio tenía pensado desde hacía mucho tiempo digitalizar ciertos servicios de Tipat Halav, como solicitaban las familias, pero siempre había sido difícil superar los obstáculos políticos, burocráticos y tecnológicos. Por ejemplo, algunos centros carecen de conexión a Internet de banda ancha, así que la mayoría de las enfermeras que utilizaban Zoom durante la pandemia lo hacían desde casa. En la fase piloto del programa se proporcionó tabletas a las enfermeras como solución tecnológica inmediata, mientras el Ministerio de Salud trabaja en paralelo para garantizar la conexión de los centros y desarrollar un recurso que sirviera a más largo plazo, basado en una plataforma online que utilizan otras organizaciones sanitarias de Israel.

Al obligar a quienes están en contacto directo con las familias a experimentar nuevas formas de trabajar, la crisis de la Covid-19 está acelerando inesperadamente cambios que estaban pendientes desde hacía tiempo. De este modo, estamos aprendiendo a gestionar la innovación y las fases de transición.

Hemos observado diferencias entre los distintos distritos y zonas en cuanto a recursos disponibles, flexibilidad y espíritu de innovación. Hemos descubierto que resulta más fácil y eficaz trabajar de forma local con los distritos más innovadores y competentes, en lugar de empezar a escala nacional. Quienes están en contacto directo con las familias iban un paso por delante, pero para que las innovaciones locales funcionen a una escala más amplia, se necesita un liderazgo centralizado. Los profesionales sobre el terreno pueden allanar el camino para que los representantes de niveles jerárquicos superiores se sumen a la iniciativa.

En general, el éxito de la primera fase del programa de liderazgo en enfermería de Israel también fue un factor importante para que se dieran unas condiciones favorables para el cambio. En un periodo de tiempo relativamente breve, habíamos creado un grupo fuerte y muy motivado. Al aprender en equipo, habían desarrollado un lenguaje, historial y agenda comunes. Mostraban entusiasmo, entrega y voluntad de mantener el contacto a pesar de las dificultades que suponían las restricciones del confinamiento. Otro aspecto igualmente importante es que el programa también se había ganado la confianza de los servicios de la sanidad pública y la administración de enfermería, así que aceptaban que trabajásemos de forma independiente. Es una buena demostración de cómo el hecho de invertir en las relaciones sirve para mejorar la resiliencia en los tiempos de crisis.

Por último, hemos aprendido a no subestimar lo que se puede conseguir. Al principio de la pandemia de Covid-19, no imaginábamos que el programa pudiese continuar de forma virtual, pero no solo está funcionando bien, sino que además ha estimulado la aparición de ideas innovadoras para fomentar los hábitos de crianza positiva.

Maya Yaari Directora de investigación y evaluación, Goshen, Israel
Idit Schuman-Adatto Socia fundadora, Lotem, Israel
Temas Aprendizaje Crianza Políticas Salud

Inscríbase para estar al tanto de próximas ediciones

    Por favor, rellene la siguiente información. Campos obligatorios (*)

    ¿Qué edición de la revista le gustaría recibir?*

    Señale sus áreas de interés:

    Lea sobre el uso que hacemos de sus datos privacy statement.

    Cuéntenos sobre usted

    Esta información ser recaba con la única finalidad de realizar análisis. No será utilizada para envíos de correos electrónicos al menos que usted lo requiera expresamente.

      Lea sobre el uso que hacemos de sus datos privacy statement.

      Disfruta leyendo

      Muchas gracias por descargar Espacio para la Infancia

      Descargar